Escríbeme

olmoluz@gmail.com

jueves, junio 15, 2017

POEMAS DE OTROS DÍAS

                               (c) Luz


MAR 

Voy hacia ti como en un sueño,
con sed anónima de blanca plenitud.
Penetro en el hondo de tus montes,
sumergida en la densa claridad.

Soy luz, sirena y ave
abandonada  a tu brillante espacio
y en el eterno aroma de la vida,
los dioses me conceden libertad.

No hay nada semejante al infinito,
solo tú, lo puedes reflejar. 

(c) Luz del Olmo Veros 


FELICES VACACIONES 



viernes, junio 09, 2017

POEMAS DE OTROS DÍAS

                                   (c) Luz
No puede durar eternamente
esa oscuridad que almacena la noche.
Hojas perdidas, cambiando formas,
volverán a posarse en lo inmutable.

Él, buscador y caminante inagotado,
recorrerá paso a paso, la nada del desierto.

Creerá ver: borbotones de espuma 
penetrando en puntos luminosos.
Esferas saltando en los oasis.
Trozos del espejo que un día fue virgen.
Secos surcos conduciendo a alguna parte.
Diminutos astros entablando realidades.

Cogerá cada letra dispersa.
Amasará en su mente una hogaza.
Tenderá, sin saberlo, el haz incontenible 
y creerá, haber disuelto para siempre,
todo el mar que agita,
su prolongada noche. 

Luz del Olmo Veros 

martes, mayo 16, 2017

BRILLANTE- Luis Ángel Lobato

(c) Foto de Regina Silveira



Pero tú estás aquí
porque siempre seguirás conmigo
y de mi INTERIOR,
nunca podrás marchar.

Ni nieve, ni estaño
ni trenes que atraviesen
los últimos rincones
de los cables donde anidan mis fibras,
podrán quedar sordos
ante los gritos
que van formando
los últimos atardeceres
de los ya extinguidos versos.

La nausea que nos separa
me ha dejado aislado, sin ella,
a la que solo podré
soñar en una irrealidad
donde aún guardo, 
el perfume de su existencia.

El azul, ese azul de nube y cuerda
se ha convertido en añil
para dejarme la alarma
de una angustia,
mientras busco
en el último grito,
lo brillante de una oquedad.

(c) Luz del Olmo Veros 

miércoles, mayo 10, 2017

BRILLANTE- Luis Ángel Lobato





Ahora
suena el teléfono
Luis Ángel Lobato.


No te puedo olvidar
ni tan siquiera
cuando miro el humeante
y polvoriento asfalto
del medio día.

Mi mirada y esperanza
se dirigen a ese teléfono
porque es ahí,
donde más siento
la afonía de tu ausencia.

No puedo despertarme
del sueño de sombras opacas
-obsesión, de mi propio existir-

Confluencia de arroyos
en la desesperación
de otros iguales a mí.

Y no sonrías.

También por la puerta
de tu habitación
se están infiltrando caminos
con diferentes tonalidades
donde puede que ya no viva
ese azul
que tanto fue nuestro.


(c) Luz del Olmo Veros

lunes, mayo 08, 2017

BRILLANTE - Luis Ángel Lobato



René Magritte. La corde sensible 1960
                                          
                                            aquel hilo azul que rompiste
                                               Luis Ángel Lobato


Aquel hilo azul que rompiste
en el cristal de un paisaje
donde  va flotando una nube
sin poder unir los destellos
de esa brecha tan sutil.

Aquel hilo azul
de los martes en invierno,
quién sabe si de viento  y agua
porque ese color tan frío
no solo lo  sustenta el cielo
para prestárselo al mar.

Este color azul
de lo  nuestro y también de otros
amantes ciegos sin barco
en las vidas del wolfranio
va rompiendo armonías
desacredita al sueño
y da un final a la noche.

Noche de ciudades encuadradas
donde se desliza la lluvia
por  ventanas  entreabiertas 
en las lunas incapaces
de encontrarse en su retorno.

Azul, azul, límite de lo improbable
en los  cuadros de  Magritte.

Luz del Olmo Veros

viernes, mayo 05, 2017

BRILLANTE-Luis Ángel Lobato

Habitaciones junto al mar, 1955, de Eduarw Hopper
  


Ahora
                                llueve dorado como un sueño
                 cuando tú no estás.

                                                                 Luis Ángel Lobato.

Miro al mar,
intentando absorber
en sus brillos inquietos,
tu ausencia.

Permaneces en mi piel
que duplica el humo de los ensueños.
¿ Dónde te hallas?

Es la inmensidad del océano
que tanto nos separa
la que responde :

Siempre , siempre, el TODO
navega, en una solitaria NADA.

(c) Luz del Olmo Veros 

miércoles, abril 26, 2017

MEDIA VIDA- CARE SANTOS (III)


                                                 1981


Al llegar a 1981, cuando la famosa boda de Lady Di y el príncipe Carlos, Lucía ya estaba casada y con dos hijos pequeños, nacidos en los años de la transición de 1975 y 1976 . Atrás quedaron aquellos seis años de internado en un colegio del centro de Madrid.

La niña pobre que vivía con las descendientes de médicos, alcaldes, farmacéuticos, ricos propietarios, algún ministro franquista y familias de un cierto abolengo, tiene que decir que nunca sufrió ningún tipo de humillación por parte de sus compañeras.  Milagritos, Julita, Manuela, Sonsoles, Conchita.... siempre la consideraron como una más y eso que ella se empeñaba en recordarlas su origen humilde, cuando las amigas hablaban con desdén de la clase baja y trabajadora.

Sabe de alguna que con el tiempo estuvo a la cabeza de las manifestaciones antifranquistas, cuando sus amigas de antaño, andaban por la universidad y Lucía intentaba sobrevivir en la juventud que le había tocado vivir, porque tuvo que ponerse a trabajar, e intentó sacarse la carrera de Magisterio que se impartía por los finales de los 60, donde ya Madrid era un hervidero de oposición a la dictadura, aportando  su pequeño granito de arena.

En los años 70 y ya con la dictadura y el dictador moribundos, Lucía trabajó en varias empresas y pudo participar en aquellas huelgas de brazos caídos, dirigidas por militantes de CCOO y el Partido Comunista, principalmente, para después ya en la fecha de 1981, estar dispuestos a dar el salto y formar parte del primer gobierno socialista después de nuestra guerra civil.

Es en estas fechas de 1981, cuando Lucía decide retomar sus estudios para sacarse la carrera de Psicología. No era fácil, pero se encontró con otros y otras estudiantes tardías que como ella, respiraban el aire de libertad que se iba extendiendo, poco a poco por toda España, teniendo en Madrid, tal empuje , que ya era imposible pararlo.

Lucía nunca se reunió con sus compañeras de internado.Cada una siguió su camino y no volvió a saber de ellas. Sí recordó a Cristina García Rodero, cuando vio sus extraordinarios retratos o a Carmen Tagle y a sus hermanas, cuando esta fue asesinada por la ETA, siendo Fiscal General del Estado.

Lucía tiene que apuntar que las monjas de sus primeros años le dejaron una buena formación, una mala educación para enfrentarse al mundo, un deseo de seguir aprendiendo y conociendo y una conciencia de clase que nunca le ha abandonado.

Al leer el libro “Media Vida” le han venido los recuerdos que nunca olvidó de su infancia, adolescencia y juventud.

Las experiencias de Lucía en el internado fueron algo parecidas, a las que relata Care Santos, aunque sospecha que la autora, novela demasiado, es su opinión,  con el episodio de Julia y su hermano, y que se deja en el tintero muchas cosas y causas de aquellos años de tanto cambio que tuvimos en los años de la  transición, para llegar a un final inverosímil, como  muy bien nos apunta nuestra amiga Carme Ugarte García.

Como he dicho ya por ahí, me esperaba más de un premio Nadal. Su acierto, creo que está en mostrarnos esa mala o nula educación sexual de aquellos años que poco a poco se fue, en parte, subsanado, su fácil lectura y el interés que suscita.

Luz y cía del Olmo Veros